Explorando marcas: Deus Ex Machina

Deus logo

«Sin ataduras, ni complicaciones». Ese es uno de los lemas de Deus Ex Machina que conecta a las mil maravillas con sus acérrimos seguidores. Año a año, la compañía australiana se ha convertido en sinónimo de pasión por la vida. Un logro de su fundador, Dare Jennings, que alcanzó el éxito aunque no tuviera muchas papeletas para ello. De ideas radicales, fracasó en la universidad por dedicarse a los cómics, las drogas, el rock and roll y el surf. Una combinación no muy productiva, precisamente.

Deus Ex Machina fue la segunda creación de Jennings. Previamente había vendido su primera marca, Mambo, después de haberse pasado esta al mercado mainstream. Porque, ¿hay algo más mainstream que diseñar el uniforme de Australia para los Juegos Olímpicos de Sydney 2000? Difícil superar eso. Tras años en barbecho con muchas ideas todavía en su cabeza, decidió volver a probar suerte empezando de cero en 2006.

El propósito de la nueva compañía era directo: combinar el romanticismo del surf y las motos old school con una pizca new age y una actitud que mantenga a sus productos en el aquí y en el ahora. Y podemos dar fe de que lo han conseguido. Así se explica Dare: «Hay que ser muy cuidadosos con la nostalgia, porque la nostalgia es una idea muerta. Debemos ser muy cuidadosos porque, tristemente, el negocio está asociado conmigo; y yo ya estoy viejo».

Deus Ex Machina

La diversificación se ha convertido en otro de sus principales atributos. Todo lo que tenga aroma vintage es susceptible de caer en las redes de Deus. No sólo venden sudaderas y camisetas, también producen sombreros, películas, comida, arte, literatura y hasta bicicletas y motocicletas. Una arriesgada decisión empresarial que funciona gracias a la confianza que le tiene Jennings al proceso creativo.

Incluso el actor Ryan Reynolds, de moda por su última película de superhéroes, Deadpool, tiene una moto Deus. Lo confesó hace cinco años en una entrevista para Top Gear, el extinto programa automovilístico que presentaban James May, Richard Hammond y Jeremy Clarkson en la BBC. No sólo eso, además se atrevió a corregir a Clarkson cuando éste pronunció mal el nombre de la marca. Con las dos ruedas no se juega.

Deus Ex Machina

En Wallamakers compartimos la dedicación de la marca de Sydney por todo aquello que nos traiga felicidad. Ya sea motos, skate, surf, etc. ¡Pura filosofía de vida desde down under!